Tu También Puedes Curar a Los Demás

Miramos desde afuera con asombro y admiración a personas que se han involucrado para ayudar a los demás.  Somos rápidos para compartir estas noticias para ser los mensajeros de la buena nueva, pero demasiados lentos o desentendidos para ser nosotros los protagonistas de estas historias que tanto nos inspiran.  Acciones pequeñas y constantes, así es como se logra cambiar el mundo, no es necesario comenzar con actos enormes, inversiones enormes, ideas enormes, comienza en uno, comienza en ti, una idea, una acción, constante.  Solidarizarnos y empatizar son dos palabras que son verbos, implican acción, poco o nada hacemos con solo ver la historia bonita de un gran acto de caridad sin intención de meternos en ese mundo.  


Las recompensas que lograremos no vendrán de un cheque o transferencia, tampoco de aplausos y protagonismos.  Las obtendremos de una sonrisa, nada más, ver la alegría de esa persona que con tu esfuerzo ha logrado tener un giro nuevo a su vida.  ¡Felicidad!…la buscamos en el trabajo por obtención de una remuneración monetaria, la perseguimos con esfuerzo y trabajo, en relaciones personales, regamos siempre nuestras amistades con atención y compartiendo tiempo juntos, en una pareja, con el esmero de atenciones, cariño, amor y todas las demás cosas bonitas que queremos hacer siempre sin egoísmo para alegrar y dar felicidad a quienes tengamos enfrente.  ¿Como es posible que nos logramos desconectar tan fríamente y rápidamente de una persona que nos puede ver con hambre o alguna otra necesidad más profunda que no tiene necesidad de palabras pero transmite su tristeza y agobio esperando una mano amiga. 

Photo by Tony Pham on Unsplash


Acciones pequeñas y constantes, nunca olvides esta frase.  Mantenerte pensando de esta forma siempre te re-asegurara que lo que hagas con amor y desprendimiento siempre dará frutos, te ayudará a olvidarte que ese pequeño acto no tiene impacto, a quitarte la excusa de no ayudar por no ver el cambio cuando tu lo quieres ver.  No eres el/la protagonista de la caridad, es quien recibe tu apoyo, no nos enfoquemos en que nos dará felicidad ayudar, que nuestra prioridad simplemente sea eso, ayudar y ser constantes.  Quítate la chumpa que andas puesta y regálasela a quien ves que la ocupe, aguanta un poco de frío, ten en mente, que tu aguantar el frío fue opcional para ti no para quien le acabas de ayudar a evitar una posible noche en la calle sin barrera alguna.  

Photo by Connor Houtman on Unsplash


Dentro de tus resoluciones de año nuevo debiste haber incluido muchas más acciones de solidaridad en tu vida.  Permanentes, no solo dar un poco de plata cuando llegamos a un semáforo repleto de niños hambrientos, comprar nuestra tranquilidad con unos pocos pesos que regalamos no es lo que debemos estar haciendo.  Haciendo analogía un poco con otro tema de resolución de año nuevo, ir a un gimnasio o hacer ejercicio es algo bueno, nos traerá más salud y con un poco de vanidad también nos hará vernos y sentirnos mejor, pero como cuesta ¿no?  Cada kilómetro corrido o repetición adicional que metemos, es muy difícil, ir subiendo nuestro nivel para poder ejercitarnos mejor para ver los resultados, ¿porque no queremos hacer lo mismo con nuestra solidaridad?  Los resultados y recompensas que viene de esto, ayudar a un amigo necesitando un hombro de apoyo o para aguantar lágrimas, salvar una vida de alguien peleando contra tomar decisiones de vida, entregar tu tiempo para mejorar la calidad de vida de una familia entera, de una comunidad, un país, se te quedará muy corta tu imaginación de lo que recibirás en tu vida por entregarnos a los demás.  Se constante, que sean cosas pequeñas todos los días, todos los días proponte en la mañana siempre tener un ojo atento donde pueda que encuentre a alguien que necesite alguna ayuda, pueden ser palabras de aliento, ceder tu  puesto en fila, asiento en el transporte o misa, son pequeños gestos que nos van a ir acostumbrando a tener ese ojo crítico de servicio que debemos de ejercitar mucho más.  Permanecerás anónimo, rara vez obtendrás atención por lo que harás, desapercibido, es mejor a que estar desconectado de las necesidades de nuestros hermanos.

Photo by Guido Hofmann on Unsplash


La próxima vez que digamos “Año nuevo vida nueva” …que no solo estemos pensando en una vida nueva para nosotros.  

¡Acciones pequeñas y constantes!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

<span>%d</span> bloggers like this: